Saltar al contenido

Últimamente, he recuperado (¡por fin!) el deseo de escribir. Y no solo de escribir ficción. Sino de escribir. A secas. Cualquier cosa. Y sí, esto incluye también este blog. Una de las principales razones por las que deseé reiniciar el blog (lo que incluyó un migrado desde Blogger y la adquisición de un dominio propio) fue precisamente ayudarme a reiniciar mi escritura, que en 2018, debo confesarlo, estuvo en franco dique seco. Lo que en un principio interpreté como un bloqueo (y por tanto, empecé a tratar como tal) se desveló a final como pura y simple desgana. Y no hay fácil cura para eso.
El año pasado fue algo raro para mí. No malo, pero sí lleno de cambios, sobre todo a nivel profesional, que me han sometido a ciertos ajustes y desajustes. Y eso significa que he sido (quizás en exceso) indulgente conmigo misma y no me he exigido demasiadas cosas. Pero tras unos cuantos meses, se podría decir, ganduleando, he empezado a filosofar sobre el sentido de la vida. Esa no sé si es buena o mala señal.
Estos últimos meses he leído más de lo que he acostumbrado últimamente, pero también he perdido mucho tiempo jugando a videojuegos o viendo series. Aún queda por decidir la cuestión de qué es y qué no perder el tiempo. Creo que todos coincidimos en que leer nunca lo es, pero que no lo sea ver televisión, aunque esta sea de calidad, se abre a debate. Lo cual es interesante por sí mismo.
En todo caso, he empezado a preguntarme si «está bien» que ocupe mi tiempo libre en hacer virtualmente nada, si es «correcto» ser tan poco productiva. Dejando de lado el hecho de que ya trabajo manteniendo mi hogar en orden y también en un hospital, ganándome el sueldo con un trabajo que no solo es agotador y apasionante, sino tambien vital (literalmente) me pregunto constalmente si soy injusta conmigo por fustigarme por mi escasa productividad en mi tiempo de ocio o si es mi pleno derecho hacer nada de vez en cuando.
Y aún así, es algo que me preocupa. Quizá esa preocupación sea solo fruto de la presión que sentimos por estar continuamente haciendo cosas, siempre informados, siempre conectados, que hemos perdido la capacidad de NO HACER NADA y que nos parezca bien. Esa capacidad la tenemos todos de niños. O al menos la teníamos los niños de nuestra generación: esas tardes aburridas en las que no había nada que hacer más que pensar en las musarañas o mirar por la ventana para ver los coches pasar.
A lo mejor, todo el auge actual del mindfulness no sea otra cosa más que otra respuesta a la hiperactividad a la que somos sometidos constantemente, pero yo sigo sin estar segura de que vaciarme el coco jugando a "The Witcher" sea tan saludable como meditar.
En todo caso, supongo que dos hechos determinantes me han hecho cuestionarme todo esto: el primero, que últimamente he pasado más tiempo en casa del que estoy acostumbrada por (leves) cuestiones de salud; y en segundo lugar, mi recuperado deseo de ser (y nótese que esta palabra se ha repetido ya varias veces en la entrada) productiva.
No sé si este deseo se materializará en algo concreto, como retomar la escritura de mi segunda novela (o de cualquier otra cosa) o no. Pero por lo menos siento el deseo de hacer algo. Y eso es un inicio prometedor. Aunque no prometo abandonar "The Witcher" por el momento.

Últimamente, he recuperado (¡por fin!) el deseo de escribir. Y no solo de escribir ficción. Sino de escribir. A secas. Cualquier cosa. Y sí, esto incluye también este blog. Una de las principales razones por las que deseé reiniciar el blog (lo que incluyó un migrado desde Blogger y la adquisición de un dominio propio) fue precisamente ayudarme a reiniciar mi escritura, que en 2018, debo confesarlo, estuvo en franco dique seco. Lo que en un principio interpreté como un bloqueo (y por tanto, empecé a tratar como tal) se desveló a final como pura y simple desgana. Y no hay fácil cura para eso.
El año pasado fue algo raro para mí. No malo, pero sí lleno de cambios, sobre todo a nivel profesional, que me han sometido a ciertos ajustes y desajustes. Y eso significa que he sido (quizás en exceso) indulgente conmigo misma y no me he exigido demasiadas cosas. Pero tras unos cuantos meses, se podría decir, ganduleando, he empezado a filosofar sobre el sentido de la vida. Esa no sé si es buena o mala señal.
Estos últimos meses he leído más de lo que he acostumbrado últimamente, pero también he perdido mucho tiempo jugando a videojuegos o viendo series. Aún queda por decidir la cuestión de qué es y qué no perder el tiempo. Creo que todos coincidimos en que leer nunca lo es, pero que no lo sea ver televisión, aunque esta sea de calidad, se abre a debate. Lo cual es interesante por sí mismo.
En todo caso, he empezado a preguntarme si «está bien» que ocupe mi tiempo libre en hacer virtualmente nada, si es «correcto» ser tan poco productiva. Dejando de lado el hecho de que ya trabajo manteniendo mi hogar en orden y también en un hospital, ganándome el sueldo con un trabajo que no solo es agotador y apasionante, sino tambien vital (literalmente) me pregunto constalmente si soy injusta conmigo por fustigarme por mi escasa productividad en mi tiempo de ocio o si es mi pleno derecho hacer nada de vez en cuando.
Y aún así, es algo que me preocupa. Quizá esa preocupación sea solo fruto de la presión que sentimos por estar continuamente haciendo cosas, siempre informados, siempre conectados, que hemos perdido la capacidad de NO HACER NADA y que nos parezca bien. Esa capacidad la tenemos todos de niños. O al menos la teníamos los niños de nuestra generación: esas tardes aburridas en las que no había nada que hacer más que pensar en las musarañas o mirar por la ventana para ver los coches pasar.
A lo mejor, todo el auge actual del mindfulness no sea otra cosa más que otra respuesta a la hiperactividad a la que somos sometidos constantemente, pero yo sigo sin estar segura de que vaciarme el coco jugando a "The Witcher" sea tan saludable como meditar.
En todo caso, supongo que dos hechos determinantes me han hecho cuestionarme todo esto: el primero, que últimamente he pasado más tiempo en casa del que estoy acostumbrada por (leves) cuestiones de salud; y en segundo lugar, mi recuperado deseo de ser (y nótese que esta palabra se ha repetido ya varias veces en la entrada) productiva.
No sé si este deseo se materializará en algo concreto, como retomar la escritura de mi segunda novela (o de cualquier otra cosa) o no. Pero por lo menos siento el deseo de hacer algo. Y eso es un inicio prometedor. Aunque no prometo abandonar "The Witcher" por el momento.

1

Que sí, que sigo con vida, que no, no me han comido los zombies, que tampoco voy a dejar la novela a mitad. A ver si os lo explico...
A veces la vida tiene la manía de interrumpir nuestras actividades. Pues eso me ha pasado a mí: He tenido líos personales, un bloqueo literario y encima (para más inri) tengo que estudiar para unas oposiciones (que ni siquiera estamos muy seguros de que se vayan a celebrar, en fin...).
Así que sí, mi blog ha estado poco activo este tiempo, y lo seguirá estando me temo. Aun así, tengo cosas que anunciar.
La primera, es que habrá actualización este sábado. Ya se pueden leer los adelantos en mi Twitter y en la página de Facebook de ATDS. Así que no, no voy a dejar la novela inacabada (antes muerta!) pero que a veces me retraso, ya me conocéis. 
La otra noticia es que en breve publicaré aquí una entrevista a Pablo de ATDS, con preguntas hechas por los lectores, ¡aún estáis a tiempo de formular vuestras preguntas!, de nuevo en mi Twitter y la página de ATDS. 

Información extraída del blog de la Colección Homoerótica. Nueva recopilación en marcha....

Invitamos a todos los escritores y escritoras de homoerótica a unirse a este desafío.

Las características del escrito:

  • Original (Publicable 10 días después del lanzamiento del ebook, en cualquier otra web si el autor lo desea, recomendándose que sea la versión editada)
  • Tema libre, considerándose cualquier género: poesía, suspenso, drama, romance, comedia, entre otros.
  • De 5-20 hojas A4 en general. Si se excede, debe justificarse tanto en trama como en complejidad.
  • TIMES NEW ROMAN, 11 puntos, con correcta redacción y sin faltas de ortografía.
  • Uso del guión largo, de acuerdo con Artículo Guión
  • Uso de comillas latinas con: Artículo Comillas 
  • Se incluirá una biografía del autor, escrita en tercera persona con una extensión de 5-6 líneas.
Fecha de entrega el 31 de octubre de 2011 
LOS TEXTOS QUE NO CUMPLAN CON LAS CARACTERÍSTICAS REQUERIDAS, SERÁN DEVUELTOS.

Enviar las historias a: homoerotica@gmail.com

Con el objetivo de aumentar la calidad de los trabajos publicables este año, los escritos serán revisados inicialmente por un grupo de edición, que decidirá si el trabajo reúne las condiciones de calidad y originalidad. Por lo cual se notificará a los participantes de la decisión de publicar el escrito. En caso contrario, se harán comentarios sobre el trabajo y sus posibles mejoras para una posterior publicación.

No se me olviden que Across the Street está de aniversario y tenemos un ejemplar de "El corredor de fondo" de Patrcia N. Warren esperando dueño. Aún están a tiempo de participar, el plazo termina el 7 de julio, para leer las bases, pica aquí.
No me sean tímidos 😉 y recordar que es un concurso internacional

4

Pues sí como lo oyen (leen), soy una de las tres ganadoras del concurso de Juegos de Seducción que su autora, Nut, convocó en su blog. Y me he ganado un set de marcapáginas de Juegos... con los personajes dibujados por Dorianne. Había varios packs y yo elegí el de chibis, porque creo que ya he dicho por aquí que soy adicta a los chibis de Dori.

Y para muestra un botón.

Dorianne exclavizada dibujando chibis durante su visita a Gran Canaria.
Pues lo dicho, muchas gracias a Nut y... chincha rabiña! 😛

Como de costumbre, la Colección Homoerótica y el grupo Origin eYaoiEs han sacado su recopilación de relatos navideños, lo cual viene muy bien para leer algo picante mientras esperamos por el año nuevo. Hay trece historias en total, algunas de autoras muy conocidas y otras nuevas en la recopilación.


Ya se puede descargar gratuitamente, aquí


Contenido de este volumen

  1. Abbey Road – Nisa Arce  
  2. Cleverfay – Geisha Sakura 
  3. Doppelgängers – Lieblosem 
  4. El regalo de Navidad – Eva Oroza Martínez 
  5. Invasión – Carmilla Bastet  
  6. La maldición de un ángel – Reit3r Gael  
  7. Próximas Navidades – Khira
  8. Más de una noche – Nimlothril y Bárbara Iliana Olvera Montero 161
  9. Make love: Navidad en Tokio – Serenity Moon  
  10. Navidad en Nueva Orléans – Lizzy  
  11. No existen los milagros – Virgil Phoenix  
  12. Violetas – Nayra Ginory  
  13. Y por las noches la soledad – Nimphie Knox  

8

Hoy inauguro nueva sección, que iré intercalando con el artista del mes, para recomendaros algunas películas y sus BSO, y no me refiero a esas fabulosas BSO sinfónicas, sino a esas pelis (o series) que usan canciones conocidas (o no) para expresar estados de ánimo, atmósferas, épocas. Canciones que a veces se ponen tal cual y a veces se adaptan para la peli en cuestión.
Como no podía ser de otra manera, la peli de este mes es navideña, y no porque me quiera conformar por las fechas, sino porque de verdad, esta es una película de la que quiero hablaros.
No soy yo de esas chicas que van a ver todas las comedias románticas que se la ponen por delante, porque no me gusta el género por definición, pero "Love Actually" se ha ganado el honor de ser una de esas pelis que vemos cada Navidad en casa porque nos encanta.

Love Actually es una película británica de 2003, escrita y dirigida  por Richard Curtis, conocido por películas como Notting Hill o El diario de Briget Jones, y sin embargo aquí nos trae una historia mucho más madura y completa que la típica "chico conoce  chica y el final ya nos lo sabemos".

Narra las historias cruzadas de varios londinenses en las semanas previas a la Navidad de 2003 y tiene como premisa que el amor es el motor de nuestras vidas. Así nos muestra varias vidas y que representan todos los tipos de amor que podamos imaginar: el amor de una pareja de recién casados, el amor traicionado, el amor por un ser querido que se nos ha ido, el amor imposible y el  inconveniente, el amor a un hijo, a un hermano, o a un amigo, el primer amor y el último. El amor puro, el lujurioso, el intercultural y translingüístico, pero amor al fin y al cabo.

La película tiene un casting lleno de estrellas, la mayoría británicas: Colin Firth, Hugh Grant, Emma Thompson, Alan Rickam (con el pelo limpio), Keira Kgnihtley, Bill Nighy, Laura Linney, Liam Neeson, Rodrigo Santoro (el irreconocible rey Xerxes de 300), Chiwetel Ejiofor, Rowan Atkinson... y unos cuantos más.
Todo esto amenizado por una banda sonora memorable, compuesta por temas de toda la vida, como "God only Knows" de los beach boys, o el "All you need is love" de The beatles, versionado en gospel, a temas de más actuales como "Turn me on" de Norah Jones o "Here with me" de Dido, junto con una versión navideña del "Love is all around" de Wet wet wet, el "Crhistmas is all around", de la mano del ficticio y decadente rockero Billy Mack. Os pongo la lista completa de canciones de la BSO y me despido con el video de Chritmas is all around (es tan kitsch)

1.Jump (for My Love) - Girls Aloud
2.Too Lost In You - Sugababes (Soundtrack Version)
3.The Trouble With Love Is - Kelly clarkson
4.Here With Me - Dido
5.Christmas Is All Around - Billy Mack
6.Turn Me On - Norah Jones
7.Songbird - Eva Cassidy
8.Sweetest Goodbye - Maroon 5
9.Wherever You WIll Go - The Calling
10.I'll See It Through - Texas
11.Both Sides Now - Joni Mitchell
12.White Christmas - Otis Redding
13.Take Me As I Am - Sharissa
14.All I Want For Christmas Is You - Olivia Olson
15.God Only Knows - the Beach Boys
16.All You Need Is Love - Lynden David Hall
17.Sometimes - Gabrielle
18.Glasgow Love theme - Craig Armstrong
19.PM's Love theme - Craig Armstrong
20.Portugese Love theme - Craig Armstrong

¡¡Feliz Navidad!!

Los chicos del blog Mientras Lees se han vuelto locos, sorteando montones de libros, unos 100, en varios lotes  de 12 o 13 cada uno para celebrar su primer aniversario ¡Felicidades!!
Sólo hay que publicitar el concurso en blog o redes sociales (eso hago yo...), responder unas preguntas y se pueden ganar un monton de libros.
También hay un concurso internacional donde sortean marcapáginas firmados por autores y monerías varias. ¡Suerte!

1

Como cada año, la Colección Homoerótica convoca a los escritores del género para realizar una recopilación de relatos navideños. El plazo es hasta el 15 de diciembre.

(Clica en la imagen para ir a las bases de la convocatoria, sí, sí justo ahí XDD)
Por cierto, para los que no lo sepan, la Colección Homoerótica se viene a la Blogosfera. Estrenan Blog estos días, aunque aún está un poco en obras, pero aún así, os recomiendo que os vayais pasando por allí 😉