Saltar al contenido

2

De parte de Joselyn Morocho, ahí os dejo el cuento de "El príncipe Noah", olé, olé y olé.
El Príncipe Noah:
Había una vez en un reino muy lejano, un joven príncipe que amaba “ayudar” a las personas, pero los caballeros del reino eran especialmente “ayudados” por el príncipe de buen corazón.
Un día uno de los generales predilectos fue a llevarle una terrible noticia al Príncipe Noah.
—¿Qué ocurre buen Pablo? Te veo agitado. ¿Acaso necesitas mi ayuda?— preguntó el príncipe con las mejores intenciones. —Espérame en mis aposentos y prepara el aceite
—¡Señor! Le traigo noticias
—¿El aceite se terminó? ¡No puede ser! Entonces bastará un poco de saliva.
—Señor no es eso, el mensajero Santiago acabada de...
—¿Santiago? Está bien, puedes traerlo también, a fin de cuentas me encanta ayudar.
—Amado príncipe. El reino del Norte quiere apoderarse de las tierras de Sodo-malandis. Su rey lo ha solicitado a usted como pago por desistir.
—¿Cómo dices? ¿El rey del norte me solicita?
—Sí señor, o tomará todo Sodo-malandis para él, con sus caballeros incluídos.
—¿El gran David, padre del sadismo, y señor de las torturas?
—Así es mi cariño, digo, ¡mi príncipe!
—Y entonces, ¿qué estamos esperando? ¡No podemos dejar que tome a mis caballeros cuando me puede tomar a mí! —dijo el heroico príncipe encaminándose hacia la salida.
—¿Señor? —El leal Pablo estaba confuso, pero luego entendió que su valiente príncipe haría lo que fuera por sus caballeros, a los que tanto ayudaba.
—Vamos Pablo, llévame con el gay reprimido, ¡digo! con el Rey deprimido.
—¿Deprimido?
—Sí, es que la reina fue atacada misteriosamente, y nadie sabe su paradero.
—¿La que tenemos encerrada en el calabozo, Señor?
—Y, como dije, nadie sabe donde está la pobre. Así que tenemos que ser amables, mi estimado Pablo.
Así, el joven príncipe de bondadoso corazón se dirigió al reino del norte junto con Pablo para calmar los caprichos del sádico rey David.
Pero las cosas no fueron como el jóven príncipe esperaba. Al parecer el rey acostumbraba usar extraños objetos en sus torturas y lo peor de todo fue que en realidad el aceite se había terminado...
Fin...

1

Ya que os gustó tanto el mini fic que escribió Joselyn, me atrevo a colgar aquí este mini-cuento escrito por mí, Caperucita Roja en versión #ATDS: Culisuelto Rojo (alias de Noah después de mucho follar) y el lobo Feroz (alias de David cachondo perdido).
Culisuelto Rojo iba por el bosque de camino a casa del abuelo Santiago, que estaba enfermo, para hacerle una comidita. Cuando iba por el bosque, el Lobo Feroz lo vio y se dijo: "Mhhh, ese Culisuelto Rojo parece apetecible y va a casa del abuelo Santiago. Voy a ade
lantarme, para que esa comidita me la haga a mí y no a él".Así que va a casa del abuelo, lo saca de la cama y lo mete en el armario.

Ni corto ni perezoso,el lobo se disfraza como el abuelo Santiago y se mete en la cama. Entonces, tocan a la puerta.
—Quién es? —dijo el lobo.
—Soy yo, Culisuelto Rojo —le responden—, vengo a hacerte una comidita, porque estás enfermo.
El lobo se relame y dice:
—Pasa, pasa.
Culisuelto Rojo entra y se sienta junto a la cama, pero se da cuenta de que el abuelo Santiago está algo raro...
—Abuelito, abuelito —le dice—. Qué ojos más grandes tienes.
—Son para verte mejor —le dice el lobo
—Abuelito, abuelito —dice Culisuelto Rojo—. Qué manos más grandes tienes.
—Son para abrazarte mejor —le dice el lobo.
—Abuelito, abuelito —le dice—. Que boca más grande tienes.
—Es para besarte mejor —dice el lobo, ya casi incapaz de contenerse.
Entonces Culisuelto Rojo ve un bulto bajo la manta, y la levanta para ver qué hay debajo.
—Abuelito, abuelito —dice asombrado—. Pero qué polla más grande tienes.
—Es para follarte mejor —gruñe el lobo, abalanzándose sobre él.
Pista sobre el final de Culisuelto Rojo: en la versión #ATDS no hay cazador que mate al lobo -cejas, cejas-.
¡Qué os parece? ¡Alguien se atreve a escribir otro ATDS-cuento?
 ¡Ah y que quede como aviso! ¡Que mañana publico capítulo! >.<

1

Mirad el mini-fanfic de "A través del sexo" que ha escrito Joselyn Morocho. Gracias guapa!

"Noah estaba acostado boca abajo en aquella cama ajena leyendo una de las revistas que Pablo tenía entre su desorden, el contenido era bastante físico sin muchas palabras pero sí muchas imágenes. Al pasar las páginas, uno de los modelos que posaban le recordó terriblemente a David. No pudo evitar imaginar al verdadero, en esas poses tan provocativas, sin nada de ropa encima y observando a la cámara que él mismo estaría operando. Imaginarse tomándole fotos una tras otra a cada parte de su cuerpo y rostro... Cuando menos lo esperaba ya estaba tocándose a sí mismo con placer, alucinando que eran la manos de su amado quien cansado de la sesión de fotos decidió ponerse a "jugar". Acariciaba su pecho con una mano y con la otra masajeaba eso que le sacaba gemidos sonoros...
PUM!.... la puerta sonó fuerte y Noah despertó de su delirio, encontrando a su amigo parado frente a él y viéndolo con una sonrisita lasciva en el rostro. Pablo al ver a su amigo sentado en SU cama, con los pantalones casi fuera de sus piernas y su camiseta levantada hasta las axilas, autocomplaciéndose de ese modo. Sólo pudo decir: ¿Te ayudo cariño?"
Jaja, que mono ^^