Saltar al contenido

Una entradita rápida que me voy a trabajar.


“Me mentiste” Dijo la niña con voz chillona y estridente, gruesas lágrimas cayendo pesadas sobre sus rodillas. “Me dijiste que aquí podría ver a mi madre”. Suspiré enfadado conmigo mismo por haber hecho una vana promesa, mientras jugueteaba con una pluma que se había adherido a mi túnica. Tampoco es que fuera culpa mía, ¿cómo iba a saber yo que su madre estaría en el infierno?

Safe Creative #0908104224172


Después de tantos dimes y diretes, de voy, no voy, voy o no voy, por fin el domingo me animé (y pude escaparme un ratito), y fui al salón del manga. Era mi primera vez, porque a los dos anteriores no pude ir la verdad.

Me di una vuelta, vi a algunos conocidos, flipé con los cosplay (había una chica de Diva que me dejó alucinada), y me arrepentí toda la mañana por no llevar mi cámara de fotos. Me compré un par de cosillas, lo que más ilusión me hizo fue encontrarme el comic de "No te escondas", de Dorianne, que llevaba un tiempo "a ver si me lo compro", pero por eso de lo de internet me daba pereza, ahora ya sé que hay al menos una tienda en Gran Canaria que trae material de ella, incluso me dijeron que aunque sean libros que no suelan traer, me los pueden pedir por encargo, aquí empieza mi colección de Dorianne (aprovecho para pedirle fervientemente desde aquí que cuando llegue de París, que termine por favor la historia de Susurro de besos, que me tiene colgadita, me compraré el comic, lo prometo, pero me apetece terminarme la historia primero, please!!). También me compré un par de libros de la serie Blood +, porque conozco el anime, pero no el manga, y algo de merchandising, que nunca viene mal, dos tazas de Death Note, y también un par de wikimonadas (como las llama una amiga mía) de una tienda que se llama Kawaii & Cute (con ese nombre queda poco que explicar, no?). Bueno, pasé un buen rato la verdad, y queda el firme propósito de comprar más manga, que mi colección es mucho menos que modesta. ¡Hasta el año que viene!

GuardarGuardar

1

Que locura de vida, de verdad, lo intentas controlar todo y cuando crees que está todo atado y bien atado te das cuenta de que los lazos se desbaratan por todos los lados. No creo que nunca podamos tenerlo todo, ni lo pretendo, pero hay cosas que sí deberíamos poder tener. Todo esto lo digo porque ahora mismo mi familia está inmersa en una de esas tragedias cotidianas que tan poco importan los que no la sufren, pero joder, como duele. Mi hermana pequeña acaba de sufrir una recaída de la leucemia de la que se había "curado" sólo hace cinco meses, y cuando empezamos a salir a flote y confiarnos, ZAS! La caída es más dura mientras más alto estás, y ahora mis ánimos están por el suelo, arrastrándose como babosas, puaj que asco de metáfora.

Otra de las consecuencias de esto es que desde que sé la noticia estoy en  sequía creativa total, ahora que sé que escribir sería una buena catársis, y soy incapaz de escribir una línea. Ya, ya, la vida es así y toda esa mierda, pero... lo dejo aquí por hoy.
Por otro lado, y cambiando de tercio, me ha sorprendido encontrarme por aquí a una vieja conocida. Bienvenida a mi pequeño mundo Makino, se agradecen los comentarios de verdad que sí, ahora cualquier pequeña alegría es una gran alegría, entiendes no? Gracias por darme la pequeña ración de hoy, al menos me ha hecho sonreír saber que estás por aquí.
Mi marido esté en el piso de arriba, y está escuchando "Home" de Michael Bublé, y me pongo melacólica, que le vamos a hacer. Otra de las causas de mi melancolía profunda de hoy es que tengo que ir a trabajar esta noche, y no estoy de humor. Deseadme suerte!!